¿Nuevo sistema?


La gloriosa crisis que nos asola fue reconocida con pereza por nuestro gobierno y para su salvación se anunció planetariamente un cambio de sistema por el G-20. La integración de Obama como escoba limpiadora de viejos y enquilosados régimenes “neocom” fue recibida de forma mesiánica por ese Mundo que no está siempre en “crisis”.

Los meses pasan y esa activación, ese cambio de rumbo, se despelleja hasta la desaparición, mientras los créditos se niegan a muchos y se regalan a pocos para caprichos galácticos. Entrado en el fútbol, parece que la táctica es más Clementista que Valdanista, va más por la de esperar, esperar a que algo pase, sacar alguna campaña que despiste al personal y esperar que los brotes crezcan lo antes posible de manera religiosa.

En España la construcción de la riqueza se ha basado en el ladrillo. Hay que recordar aquel dato estremecedor que reconoce que en nuestro país llevaba a alcanzar la cota de edificios necesaria para toda Europa o el número de pisos vacios que contradice el derecho a una vivienda digna que cacarea nuestra Constitución. La corrupción urbanística no es patrimonio nacional, pero sí un estupendo medidor del fracaso del método español. El ancestral y castizo “pelotazo” se ha reconocido socialmente como el éxito (volvamos al fútbol para recopilar ejemplos aplaudidos por todos), ha embaldosado la costa mediterránea y ha azotado con fuerza todos los territorios bajo el afán de lucro de unos pocos. Casos hay a centenares o miles.

Zapatero anunció con pompa y boato que la solución se encamina hacia el Sol y el Viento, al abrazo de energia y tecnología como salvavidas del “capitalismo”, y que Andalucía será el laboratorio de su giro hacia lo mediombiental. Veremos la maduracíón de esas palabras en hechos, aunque, receloso de que algo cambie un milímetro, no creo que sea una salida factible en un laberinto mastodóntico.

Las declaraciones de Santiago Herrero, presidente de Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), pinchan en la conciencia colectiva y alertan a Zapatero que por ahí no va a encontrar un aliado. Sus palabras están envueltas de un aterrador desconocimiento de la realidad mundial y se acuestan en la mentalidad arcana que ha convertido en cemento y campos de golf gran parte de la costa mediterránea.

En Aragón se firma una nueva Ley para acelerar el proyecto de oscura gestión y que convertirá el desierto en oasis de tragaperras. La sequía manifestada por la comunidad, los argumentos del trasvase, el sentimiento solidario con el que se quiso justificar la aplaudida Expo, queda ahora arrasado por la conveniencia de un progreso que choca con ese “nuevo mundo” que se profesa desde los escenarios políticos. Son ejemplos mínimos que esconden que nada cambia. Dinerito calentito para hoy, sin mirar en el mañana, y que en África sigan haciendo Parques Nacionales, con el desierto tan grande que tienen para montar casinos. Pobrecitos, no se enteran.

Anuncios

~ por sraly en 28 junio 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: