Conducir por Jordania


El deporte nacional de Jordania es el suicidio. Es una disciplina similar a la que los burros practican en Marruecos. Aquí los pollinos rehusan la invitación al psiquiatra y se limitan a berrear como diablos cuando les cargan con la gorda de Wisconsin en Petra. Los humanos les toman el relevo en mitad de la carretera, a oscuras, paseando sin prisas ni miedos, como diciendo, apartate tú que a mi me da la risa, o, pégame, pégame, que al que se le va a abollar el coche va a ser a tí, so mameluco. Son geniales para cualificar tu nivel de atención al volante (al asa en mi caso de histérico copiloto) y la velocidad de transmisión de datos desde la cornea al cerebelo, la capacidad de reacción.

harpoOtra cualidad de la educación vial en Jordania es el uso del pito a quemarropa. Que está en verde el semaforo y no has arrancado a los 0,00000001 segundos, te pitan. Que está en ambar, te pitan. Que está en rojo, te pitan. Que vas a 80 km/h por una vía marcada a 60, te pitan.  Si vas lento, te pitan. Que adelantas, te pitan. Que frenas, te pitan. Que pitas, te pitan. Parece un concierto de Harpo Marx en arameo.

El intermitente es una ilusión óptica. Al alquilar un coche en el aeropuerto de Amman declaramos nuestra propuesta porque no iba la luz de adelantamiento. El servil empleado de AVIS nos preguntó por sorpresa si ibamos a circular por la capital. No, iremos hacia el sur. Entonces cual es el problema, contesto como si fueramos de plutón.

heidiLa planificación de carreteras están adjudicadas al contratista de montículos en mitad de la vía, primo segundo del ministro del ramo. Hay como uno de estos ‘frena que te la pegas’ cada 500 metros. Algunos ni estan señalados, para qué.  Los que se elevan en mitad de la nada son los más divertidos. Eso sí, siempre tienes a un lugareno que te pita cuando pasas el invento de las pelotas. Encima cada tramo es de responsabilidad municipal, así que te encuentras de poco en poco una vía cojonuda de tres carriles en cada dirección a una vía pecuaria donde las cabras saltan a tu alrededor como si fueras Heidi fumada en un columpio en los Alpes.

Ayuda a la senalización unos carteles indicativos cada 100 kilometros, que desaparecen cuando hay una bifurcación. Suerte que Abderraman está ahí para enseñarte la flechita adecuada.

Los puentes, tuneles y circunvalaciones están prohibidos por mandato real. Vimos un quitamiedos en una recta de dos kilómetros, para que luego no digan. Fue donado por una organización israelí tras los acuerdos de paz.

Las luces cortas son para blasfemos. Con las largas se ve de aquí a Gericó, así que cambie tu tía Fatima cuando te cruces con alguien en el camino. Que no ve, pues que pite o intente arrollar a alguno de los viandantes suicidas, te lo agradecera la Media Luna Roja con una salva de bocinazos.

La maravillosa familia real jordana

La maravillosa familia real jordana

Maravillosos pais, gentil y amables gentes, preciosos y socarrados paisajes, no se merecen mi mala uva, pero un viajecito de Madaba a Wadi Musa bien merece sarcasmo cuando el sudor frío te recorre la frente a 40 grados la chicharrina. Que me lo perdone la bella palestina Reina Ramia (cuatro hijos y como una esfinge) y su Rey Abdullah y su omnipresente fotito en cualquier tienda, monumento, acera, balcón, cruce o luna trasera de un coche, con la famosa estampa en la que aparece disparando un rifle hacia atrás, como amenazñandote, si no pitas, te pego un tiro.

Anuncios

~ por sraly en 7 agosto 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: