De luto por un Mar Muerto


Arquímedes no estuvo en su puta vida en Jordania. Si lo llega a hacer se pega un tiro enajenado al contemplar cómo todo cuerpo sólido pesa en una masa acuosa. Diagnóstico a su locura: El Mar Muerto sextuplica el nivel de sal de cualquier mar planetario. La sensación es curiosa. Elevas las patas y quedas tendido boca arriba como una tortuga braceando para darte la vuelta. Las heridas sufren al ser purgadas por los fosfatos del agua y una gota en el ojo es ácida como el sulfuro. En las pocas playas que quedan públicas, porque la mayoría han sido alquiladas a holdings hoteleros del extranjero, se refresca la contradicción. El turista se alivia del sofocante calor del infierno (el Mar Muerto está bajo el nivel del mar) en bermudas y biquini. El bañista local se da el chapuzón con un modelo no aprobado por la FINA y que no se pondría ni de broma Gemma Mengual. Trapito swimnegro, luto febril, del cogote la uña del dedo gordote. El macho dominante observa la jugada desde la azotea con cara de dominación o se zambulle hasta los tobillos para rebajar la sofoquina, aunque de reojo reconoce la charcutería de la turista occidental. Sentadas a su lado, en vela, cabeza gacha y cargando a los críos, ellas ocultan las curvas de su cuerpo, pecado del Islam y vergüenza para mis ojos. Respeto su convicción, pero me revienta la desigualdad y el machismo. Alguna se atreve a tirarse al agua para flotar un rato y divertirse. Curiosamente es el lugar de Jordania en el que más de cerca he contemplado la exigencia de los valores de la religión mahometana. En la playa , lugar de recreo, regocijo, alivio del calor  y ventana a la carne. Parece un duro castigo en un país donde se enseña la modernidad con elevados rascacielos en Amman, se vive (y explota con licencia gubernamental) del turismo a falta de petróleo (el único en la zona que no tiene pozos negros) y que se enorgullece de su rumbo pacífico, alejado de las turbias acusaciones de extremismo islamista que acosan a Siria, Palestina, Irán o Afganistán, donde se planteó una campaña de concienciación femenina y demócrata en contra del burka para favorecer el ataque de Bush y sus compinches. Las gotas negras que salpican el Mar Muerto flotan como un cargamento de petróleo, un oscuro escalofrío.

Anuncios

~ por sraly en 11 agosto 2009.

Una respuesta to “De luto por un Mar Muerto”

  1. nee porten serios nee es eso lo qe buco ee omee

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: