La curiosidad colgante de David


Al bajar a la plaza David desplegó sobre mi oreja su curiosidad. Al doblar la esquina señaló en ambas direcciones para mostrar sus pruebas. Varias zapatillas se mecían en el vacío colgadas por sus cordones del alumbrado público o los cables de la red telefónica. ¿Quién los ha puesto ahí? ¿Cuál es el motivo? Podrías explicarlo en tu blog, tío. Aquí me tienen, inmerso en el enredo de cable y botines que mi amigo me ha liado en la red.

shoefiti

Armado con ‘google’ y concienciado de pasar la página 4 de la búsqueda, rastreo blogs suramericanos, artículos de prensa, frikipedias, foros chistosos y galerias de arte virtuales para encontrar lo que parece una leyenda urbana extendida por el mundo y acunada por la cultura de barrio. Datar una fecha y localizar un punto geográfico en el que se parió esta original forma de decoración callejera resulta una investigación baldía. Existen diferentes orígenes, aunque el más generalizado es la paternidad de las bandas callejeras de Estados Unidos. Este contra Oeste. Volvemos a la batalla de siempre.

Unos dicen que fue en Los Ángeles, otros en el Bronx de Nueva York, pero el primer vuelo de una zapatilla desgastada parece situado en los maravillosos ochenta y está anudado a la violencia de los ‘gansta’. El argumento más extendido dice que ‘Los chicos del barrio’ utilizaban este método para honrar a sus caídos y, a forma de altar, colgaban sus zapatillas en el lugar donde se desvaneciera la vida de un compañero de delincuencia. Aquí existen matices. Porque, muy difundido por Argentina, se dice que es una forma de denunciar las muertes producidas por los policias o para ahuyentar a los espíritus de un lugar donde se ha producido un crimen. En otras referencias se habla de esta costumbre para marcar las zonas que delimitan el reino de una banda, un lugar donde es fácil cometer un robo o si el colgajo está en una esquina es que señalan un punto de venta de droga. Esta última explicación llevó al Ayuntamiento de Los Ángeles a comenzar una campaña para retirar de su cableado a partir del 2003 todas las zapatillas olvidadas y, presumiblemente, realizar una acción contra los narcos de los suburbios.

Las lecturas a este fenómeno escritas con renglones de marginalidad y delincuencia no quedan en el párrafo anterior. Hay más motivos. Se dice que las zapatillas olvidadas son el viejo calzado de un ladrón que ha robado otro par a un incauto o, en un relato muy similar, los ‘tenis’ robados que por tamaño o modelo no gustan al caco y se desprende de ellos de esta original forma.

zapatillas_colgantesOtras versiones se quedan en la simple gamberrada o la expresión espontánea de felicidad, una opción menos atrayente al imaginario colectivo, pero más lógica. Se dice que lanzar las zapatillas al aire puede servir de tributo a un día especial, a la celebración de una boda, el nacimiento de un hijo, el paso de curso académico, la obtención de un nuevo trabajo, notificar la pérdida de la virginidad… Los hay que las dejan ahí porque no quieren desprenderse de ellas tras tantos caminos recorridos y prefieren tenerlas cerca como recuerdo. He leído que los inmigrantes magrebíes simbolizan con este acto el inicio de una nueva etapa de prosperidad, dejando sus viejas sandalias colgadas para comprarse unas nuevas y brillantes. En un pueblo de Huelva utilizan este método para atraer a las lluvias y en otras localidades españolas es visto como una señal de buena esperanza. Aunque la manifestación más cañí y en la que algunos justifican la irrupción de este vuelo planetario es la que versa sobre el uso de los zapatos volantes al término del servicio militar obligatorio, cuando los recién licenciados colgaban de los cables cercanos a los cuarteles las pesadas botas que habían tenido que sufrir en su ‘mili’.

Por todo el mundo está extendida esta expresión, sea cual sea su origen y significado. He leído muchas fuentes procedentes de Suramérica, de las que quiero resaltar varios casos concretos. Una mujer escribió en un foro que en Bogotá hay un rito que tiene que ver con el fútbol. En un derbi municipal, el equipo que pierde tiene que sufrir el escarmio de perder sus botas en el cableado cercano ante la mofa del rival ganador. Otro caso. Un reportaje de un diario argentino había investigado el origen de este ‘movimiento’ en uno de sus hallazgos, señaló una leyenda que nutría una de las barriadas del cinturón del Gran Buenos Aires. Según ésta, una vez alguien tiró unas zapatillas nuevas de jugar al golf y unos avispados vecinos las descolgaron y las vendieron llevándose una buena propina. Por eso, muchos chavales espían los cables en busca de algún sobresueldo en forma de zapato. Otra historia menos divertida. También en Argentina, la asociación de padres de las víctimas de la Discoteca República Cromañón las utilizan como símbolo de su lucha. En este local se produjo un incendio el 30 de diciembre del 2004 en el que murieron 193 personas y más de 1.400 heridos, la mayoría adolescentes, durante un concierto del grupo Callejeros. Los ‘tenis’ de las víctimas quedaron esparcidos por el suelo abandonadas en su desesperada y mortal huida. El hecho denunció el mal estado de las salas y la falta de seguridad de estas en Argentina y terminó con un proceso judicial y público que terminó con el cese de el Vicejefe del Gobierno de Buenos Aires.

El símbolo de la lucha de las víctimas de 'la Cromañón'

El símbolo de la lucha de las víctimas de 'la Cromañón'

Vayamos terminando… El último punto es el hecho artístico que se ha originado desde mediados de los noventa gracias a este rito. En fin, una expresión artística callejera que recibe el nombre de shoefiti, palabra acuñada en Londres y que surje de la unión de las palabras en inglés zapato (shoes) y grafiti, aunque también se conoce esta faceta como shoe tossing y shoe fliging. Hay un artista argentino que se dedica a este fenómeno y ha adquirido cierta relevancia con sus exposiciones de zapatillas colgantes. Uno de sus actos más conocidos fue el ‘cuelgue’ de varios pares negros en la Vía Veneto de Roma, denunciando así al fascismo en una de las calles simbólicas de las marchas de las camisas negras de Mussolini. El autor, Juan Domingo Santamaria, ha llevado a exponer su arte en diferentes ciudades y varias marcas de zapatillas han subvencionado sus obras colgantes, aunque él se queja de la tecnología inalámbrica está saboteando su expresión.

En la película ‘Big Fish’, paranoia del genial e irreverente señor Tim Burton, los habitantes del mágico pueblo al que llega el protagonista lanzan sus zapatos al cielo como alegato de su permanencia a ese lugar, como juramento de que nunca se irán de él (ver el trailer de abajo). Quizá esa lectura sea igual de fantástica de esa que dice que las zapatillas colgantes caen de los aviones o del cielo al azar.

Bueno, David, espero haber saciado el hambre de tu gusanillo y que pronto cuelgues las botas desgastadas en tus futuros partidos basquetboleros.

Anuncios

~ por sraly en 14 octubre 2009.

4 comentarios to “La curiosidad colgante de David”

  1. Sabia que podía confiar en ti y en tu curiosidad como buen periodista (eso sí, no te creía tan rápido como Tony Parker)

  2. Yo creo que la vida no es tan complicada. Las zapatillas de valle de oza llegando a la plaza de san gregorio llevan colgadas más de 20 años ¡os lo digo yo que las llevo viendo todo ese tiempo!, se trata tan solo de una putada que le gastaron al tonto del barrio una cuadrilla de gamberros………….¡de que tonterías se crean modas!

  3. Pasaba por aquí un PerioLISTO y ha quedado gtratamente sorprendido por este blog.
    Interesante esto de las zapatillas colgadas en los cables de la luz. En mi calle tetuanera hay dos pares colgados.
    Un abrazo y a seguir escribiendo “cosicas”. Be happy.

    • Gracias David por la idea, a Chus por su comentario sobrado de inteligencia y a nuestro Acebico por su visita. Un abrazo a todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: