Cerrando ventanas


Esta semana he vivido la despedida de dos medios de comunicación radicalmente opuestos. Se trata de Diario Equipo y soitu.es. El primero era un periódico de temática deportiva de Zaragoza y el segundo un medio digital con aires de protesta y desobediencia, independiente como pocos. Sus caminos y objetivos no pueden ser más discordantes, pero su finiquito tiene el mismo símbolo, el del euro. La falta de fiabilidad de sus sostenes económicos, la denomida crisis, se ha llevado por delante dos estructuras de redacción pequeña, seguramente baratas (más en el caso de soitu al prescindir del papel), pero que han sufrido la devastadora política de reducción de gastos de sus capitalistas.

El caso de Diario Equipo lo conozco más de cerca, aún me quedaban dentro del barco un par de marineros que puedo considerar como amigos, y espero que alguien les haya lanzado un salvahipotecas en mitad del hundimiento. La mayoría eran jovenzuelos con muchas ganas y mínima experiencia, conscientes de su precariedad, pero ilusionados hasta el tuétano por un trabajo que era solo un sueño meses atrás.  Pocos contratos, muchas bajas sin subsanar, exceso de jefes, un ERE con seis dagnificados mientras el propietario no escatimaba en gastos en su fastuosa boda, colaboradores por cuatro perricas  llamando al Escalerillas y, sobre todas las cosas, un grupo editorial sin ganas de invertir en un proyecto con rumbo equivocado (a mi entender), sin los suficientes apoyos en la sociedad aragonesa y predestinado al hoyo empujado por el chascarrillo de todos aquellos que se intuen muy por encima de ellos, sin saber que están sobre la misma escotilla hacia el vacío bajo sus nimios pies.

gumer-lafuente

Gumersindo Lafuente, director de soitu

BBVA ha cerrado el grifo a soitu, mientras regala despidos insultantes a sus gerifaltes, mofándose de la limosna billonaria suministrada por el eradio público a los vagabundos de la banca. El medio estaba dirigido por Gumersindo Lafuente, ex de El País y El Mundo (empezó la web del diario de Pedro J), al que pude tratar hace unos meses en un encuentro de blogs y escuchar sus principios en un proyecto que conocí entonces. ‘Gumer’ hizo de él un ejemplo para los desengañados lectores de los medios convencionales que buscan en la red. Era una trinchera en la que resguardarse del tiro cruzado del panorama editorial del papel y escarbar una visión menos monocolor, más plural e independiente, cercana y leible, que atienda lo lejano y lo cercano, las grandes preguntas del mundo de la información y los pequeños detalles de la vida cotideana. Soitu logró hacerse con un hueco en el 2.0 sin enarbolar una bandera concreta y conseguir adeptos o adictos a su causa, convencer, gustar, ser veraz o transmitir esa sensación.

Ambos medios cierran, tan diferentes y tan iguales. Otros lo hicieron antes. Más llegarán. La excusa de la crisis se los lleva por delante. Decenas de trabajadores se quedan en la calle y miles de lectores ven como se oscurece el mundo al otro lado de esa ventana por la que ahora no podrán cuchichear. Una lástima. Otra decepción. Otra derrota de la democracia. Otra victoria del capitalismo.

Anuncios

~ por sraly en 27 octubre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: