Los goles de Cardeñosa


Recuerdo perfectamente el día que se murió Juan Antonio Cebrián. Era fin de semana y como casi todas las noches me acostaba con ‘La Rosa de los Vientos’. Donde tendría que escuchar la sintonía del programa apareció otra musiqueta y una voz entristecida anunciando la peor noticia. Unas horas antes, Cebrián nos había dejado en silencio. Onda Cero decidió sustituir las tres horas de emisión por una recopilación de grandes éxitos de música de las últimas décadas. Impactado, busqué información dando vueltas al dial y hallé el homenaje al otro lado de la trinchera. Aquellos que creía competencia, el Cuarto Milenio de Iker Jiménez, volteó todo su guión para recorrer durante aquel día la figura y obra de Cebrián (más de 300.000 libros vendidos), incluso tuvieron en directo, entre lágrimas, a uno de sus colaboradores, el juglar Juan Ignacio Cuesta. Esta anécdota dice mucho de la persona del creador de este espacio que circuló por las ondas para desamparo de sus seguidores, maltratados por la política de la emisora, y creo una forma de hacer radio en España que otros siguieron, siempre con un estilo señorial y veraz.

Hace más de dos años de aquella madrugada y sigo enganchado a las espinas de esta Rosa que florece todos los fines de semana. En esta ocasión tuvo el placer de asistir en directo el domingo al programa especial que realizaron desde Málaga. Fueron tres horas compartiendo radio de la buena, ese medio que tantos minutos me ata a la actualidad desde unos cascos. Bruno Cardeñosa ha tomado el testigo de Cebrián y ha mantenido al grueso del equipo (Silvia Casasola, Martín Expósito…) y colaboradores, además de la tradición de este canal que alcanza la categoría mítica como una amalgama de ciencia, tecnología, misterio, historia, arte, espacio… estructurado en secciones como la tertulia de las cuatro C (Jesús Callejo, Carlos Canales, Juan Ignacio Cuesta y el propio Bruno Cardeñosa), la zona cero, la cara B, el termómetro del planeta, el cine con José Manuel Escribano… y, por supuesto, Los pasajes de la historia, recuperados con la voz de Cebrián.

Escena del asesinato de Ellacuría y sus colaboradores (entre ellos una niña de 15 años)

Pero Cardeñosa ha dado su tinte a un programa al que sus seguidores no permitirían variantes exageradas al espíritu de su creador. Pero este atrevido periodista ejerce como tal y mete el dedo en la nariz en temas escondidos en los grandes canales de la comunicación y opina con un directo a la mandíbula de los poderes. Ayer, recordó al teólogo vasco Ignacio Ellacuría, asesinado hace veinte años por tropas salvadoreñas, coincidiendo con los fastos de la caída del muro de Berlín. Recientes documentos descatalogados por el gobierno de Obama han descubierto el complot de la CIA con el gobierno centroamericano para aniquilar a este líder de la Teología de la Liberación, para elevar otro muro de violencia y desesperanza para el cambio de una religión que quería abrazar a los más pobres. Unos minutos más tarde, Cardeñosa destrozó en la cara B el saturado presupuesto de defensa de Venezuela y los sospechosos pactos contra el narco que, como réplica a la amenaza de Chávez, han montado Colombia y Estados Unidos como tapón a las pretensiones de la República Bolivariana. Cardeñosa no calla y abre oídos con sus alegatos contra lo establecido, yendo en ocasiones contra la línea editorial de la cadena (o de sus oyentes mayoritarios). Os dejo el link de su blog, donde ha plasmado algunos de sus fantásticos mensajes. Haciendo periodismo del bueno.

¡Fuerza y honor!

Anuncios

~ por sraly en 24 noviembre 2009.

Una respuesta to “Los goles de Cardeñosa”

  1. El Cebri era algo muy, muy grande, era algo irrepetible, al que muchos lloramos y seguimos llorando. Era la compañía para las noches solitarias. Nunca olvidaré la noche de su muerte, esperando como siempre un programa que no llegó e incrédulo mientras escuchaba a Iker hablando maravillas de él.
    Bruno y los demás intentan mantener la llama. Muchos días lo consiguen y me gusta el espíritu de librepensadores que siguen manteniendo. Pero Cebri… ese hueco es muy difícil de llenar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: