Hommo consumens


La vida tiene guasa. Continuamente la existencia te está dando vueltas de forma juguetona para dejarte desconcertado y sin saber hacia adonde tienes que ir. Miren lo que les ha psado a los jerifaltes de las teles privadas. Se frotaban las manos al imaginar que les iba a tocar más del pastel publicitario cuando lograron que el Gobierno hiciera desaparecer, como una hada mágica, cualquier anuncio de las cadenas públicas estatales. El tiro les ha salido por la culata, por la reacción de la audiencia ha consumir programas sin pausas eternas. Al fin y al cabo, el espectador no es un estúpido integral aunque nos quieran decir lo contrario con sus programas basura.

A mi me gusta ver publicidad. Buena publicidad. Por eso me parece machacón el bucle de autobombo en el que se ha convertido TVE cuando nos da un ‘kit-kat’ para ir a echar un meo o coger algo del frigo. La mayoría de los anuncios me parecen un coñazo, son aburridísimos, pero hay otros que son pequeñas grandes joyas de imaginación y creatividad. Quiero hablar de uno en concreto para seguir desenredando la madeja hasta el hilo final de este post. Lo habreis visto. Es un anuncio de un coche dirigido al target femenino. Sale un hombre con pintas de recién levantado, el antiglamur, preguntándole a su chica, por qué necesita comprarse otro vestido para ir a la boda, por qué no repetir. Digo que me hace gracia este anuncio porque marca el mensaje deseado y el perfil al que buscan con una chispa de gracia y un lenguaje entendible. Yo sería ese tipo que no entiende por qué no se puede repetir atuendo ante la BBC (Bodas, Bautizos y Comuniones). Yo tengo un traje, una corbata, una camiseta y un par de zapatos para estos acontecimientos. En mi armario aún resiste gran parte de la vestimenta que utilizaba hace diez años. Soy el tipo del anuncio.

Quizá por eso me sorprenda ver cómo hay gente que se preocupa de una forma exagerada (para mí) sobre su aspecto físico y hagan de la moda una forma de vida o un hobbie obsesivo, ese no parar de acaparar productos de todo tipo, prendas de distintos colores y nombres en francés o inglés, lociones para una arruga determinada o potingues varios para que el pelo quede de una forma después de un lavado. No sé, creo que damos demasiada importancia a nuestro aspecto físico y que descuidamos el interior, la prioridad es el tener y no el sentir, el pensar, reflexionar. Cada uno tenemos nuestras manías, nuestros pecados, aquellos debilidades por las que podemos dejarnos el sueldo de varios meses, caprichos. Somos esencialmente hommo consumens, pero me cuesta reconocerme en aquellos que encuentran en este extremo querer y querer un sentido vital. He encontrado en youtube a una señorita pija de Zaragoza que da consejos desde su webcam y su blog sobre qué productos son mejores para el cutis o qué tienda está que se sale, mientras desmeduza su último tícket de la compra. Me encanta que haya descubierto el sentido de la vida, que lo publicite con tanta frescura y, seguramente, es una bellísima persona que no conozco ni conoceré, pero supongo que está en las Antípodas de lo que me parece en esta vida importante. Le dejaremos con su canal (quizá es una gurú y yo no me he enterado, posiblemente), pero seguiré leyendo y escuchando a aquellos que luchan para que en mi interior sobreviva el hommo sapiens y no el consumens. No es una crítica a esta señora, sólo que me hizo gracia y pensar, pensar, qué bonito, en todas aquellas cosas intrascendentales con las que podríamos vivir tan rícamente si se las llevara el viento.

Anuncios

~ por sraly en 18 enero 2010.

2 comentarios to “Hommo consumens”

  1. Yo soy un tanto simple y a veces pensaba que la publicidad era lo mejor de la programación. O sea que cuando daban la serie de adolescentes (no importa la edad) o la peli que ya vi, me iba a otro canal a descubrir alguna perla que algún creativo con neurona me regalaba ( aunque a veces no tenia ni idea de lo que me queria vender)
    Me gusta cuidar el cuerpo hasta cierto punto, me encanta leer y pensar pero a veces me sale la vena consumer y … ¿es malo doctor? (es broma, estoy de acuerdo contigo que el culto desmesurado a la imagen va en detrimento de algo más importante)
    Salut

    • Te receto unas cucharadas de imaginación, pero, recuerda, todo en su justa medida, no te pases, ni te quedes corto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: