Radiografía del periodista deportivo


Un estudiante de primero de carrera suele ser una pajarería andante. Pienso que pocos tienen ordenadas las ideas y conocen la realidad de su idealizada profesión futura más allá de todos los pajaritos que ‘twitean’ dentro de una cabeza con demasiadas neuronas todavía que devastar con alcohol. En la facultad de periodismo se amontonan las jaulas llenas de pichones que serán desplumados nada más alcancen la gloria de su licenciatura. Sales del aula con tu diploma firmado por el Rey en la cúspide del estatus universitario y a los dos pasos te conviertes en el último eslabón de una cadena atada a una redacción de la que eres prisionero del ‘que menos es más’: el que menos cobra, el que más trabaja yal que menos felicitan y al que más le señalan por sus errores. Dicen que eso es aprendizaje. La paradoja se hace insoportable cuando te defiendes en el frente del periodismo deportivo, donde de repente te ves entrevistando a un personaje al que has considerado o consideras ídolo y te tienes que reprimir para no pedirle un autógrafo después de su tercera respuesta sin sentido. Son valientes aquellos que sobreviven con ilusión del primer día bajo el peso de esa estupidez rutinaria y el curro plomizo del día a día. Hay que ser adicto o tener que pagar una hipoteca para seguir en la brecha del ‘en el fútbol no hay rival pequeño’.

Hoy John Carlin escribe en El País una pequeña pieza de opinión con la que me he sentido muy indentificado. Resume en cuatro pinceladas lo que es la vida amargada de un periodista deportivo, siempre paciente detrás de un personaje que solo vomita obviedades o frases desgastadas, para alcanzar una jubilación que llega tras años de fatiga y saturación en la comodidad de una columnita.

http://www.elpais.com/articulo/deportes/insoportable/indignidad/ser/periodista/elpepidep/20100509elpepidep_25/Tes

Anuncios

~ por sraly en 9 mayo 2010.

2 comentarios to “Radiografía del periodista deportivo”

  1. El sábado en la Muestra de Pop, rock y Otros rollos aquí en Zaragoza conocí a tres chicos que me decían admirados: “eres periodista y encima trabajas en Cultura!!” No fui capaz, cámara en mano porque me tenía que hacer yo mismo las fotos, de explicarles las miserias de esta profesión. Quizá su ilusión pueda con todo…Ojalá. Un abrazo gordo, bro!!

  2. Sé que soy una voz poco autorizada por mi inadversión al día a día de la profesión y su incompatibilidad con mi descripción de una vida feliz, pero creo que el periodismo es una de las trincheras donde antes se aniquila el idealismo de las jóvenes generaciones con el canibalismo del poder empresarial que justifica la tortura intelectual y sentimental del pobre redactor-proletario.
    Seguramente los mejores periodistas son esos que se agarran a sus sueños y ambición por encima de esa prisión del negocio periodístico o, simplemente, los que pasan de ella y logran con su talento llegar a fin de mes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: