Treme


Hace unas semanas terminé de ver en VO la primera temporada de Treme, la segunda producción de David Simon y Eric Overmyer, esde la impactante The Wire. El argumento de esta serie de HBO se centra en la vida de una grupo de personajes que vive en Nueva Orleans meses después del paso del huracán Katrina, que asoló la capital de la música norteamericana ante la inoperancia del gobierno de George W. Bush. El influjo de la música, hilo de unión entre los personajes hasta alcanzar el grado de protagonista esencial, sacude una propuesta televisiva que tiene mucho que ver con su hermana mayor ‘The Wire’ por su crítica política y social y la estructura de su guión y desarrollo (el magnífico George Pelecanos vuelve a colaborar escribiendo el guión de un capítulo). Desde el inicio con una secuencia introductoria hasta las raíces de una narración con diálogos duros y reales, con la evolución de varios personajes que se van relacionando de forma consecuente o esporádica, hay un vínculo que te recuerda a las esquinas de Baltimore donde se vendía crack. Sin embargo, a Treme le falta la pimienta, el ritmo trepidante del género policiaco y en su primera temporada no ha alcanzado las cotas de audiencia de The Wire (4,4 millones de media en su primera temporada por menos de un millón que han seguido Treme).

Personalmente, como adicto y admirador de The Wire, Treme me ha entretenido y seguiré la segunda temporada que HBO ya ha contratado (veremos por donde salen Simon y Overmyer maduran su idea), pero, evidentemente, por lo antes expuesto, esta serie está lejos del impacto que tuvo The Wire. Las historias que cuenta son igual de tremendas y agudizan aún más si cabe el desconcierto que el gobierno americano creo dejando a la deriva a una ciudad consumida por las aguas y que, meses después de la catástofre, todavía se ve envuelta en un océano de dudas y desconfianza por la mala gestión y los deseos ocultos de los gobernantes, más interesados en que la ‘chusma negra y demócrata’ no vuelva a las calles para provocar un vuelco en las siguientes elecciones. Los ciudadanos de New Orleans capean el temporal con la música como salvavidas y siempre con un aire desenfadado que te dan ganas de irte al próximo Mardy Gras, el pintoresco carnaval que se celebra en NO. Eso provoca que la aparición de músicos autóctonos y no tan autóctonos (Elvis Costelo sale en los primeros capítulos), incluidos algunos de los personajes (varios actores de The Wire repiten en esta producción), sea constante y que la banda sonora de la serie haya acaparado incluso hasta más repecusión y atención que la propia creación televisiva. Aquí la podeis escuchar. En un comentario totalmente personal, a mi me hizo especial gracia ver en cameo de dos exjugadores de la NBA, Kenny Anderson y Cliff Robinson.

En fin, que si ahora que es verano y tenemos más horas de asueto, os recomiendo que os engancheis a esta sere para pasar unas jornadas entretenidas con la mejor televisión que se hace en USA y en el planeta. Eso sí, si todavía no habeis visto The Wire, entonces daros primero una vuelta por Baltimore.

Anuncios

~ por sraly en 1 agosto 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: