El diputado


Pedí ir solo. Ya no había motivo para escoltas. La seguridad del partido, como todos, tendría que entregar las armas después de la firma. Era lo acordado semanas atrás. La paz sería nuestra última victoria tras años de lucha. El camino había sido largo, el tiempo que costó convencer a los más reacios a abandonar las trincheras para entrar en la vida democrática. Los golpes policiales nos habían debilitado, pero el ahogo político era más duro que la tortura o el exilio. En las cárceles los presos pedían una solución para salir a la calle lo antes posible. Meses después hasta el más radical me confesó que tenía razón, que era la única salida.

El ministro había organizado un acto simbólico, pero el trato estaba cerrado tras miles de conversaciones clandestinas, aireadas a los medios afines a cuentagotas cuando era necesaria una cortina de humo para ocultar la nueva cifra del paro. Al gobierno le venía fenomenal un pacto para colgarse una medalla con la que le estaba cayendo en los sondeos ante las inminentes elecciones. Nosotros saldríamos de la madriguera y retornaríamos a las urnas. Al aparcar frente al ministerio, respiré profundamente, miré mi antiguo coche y saqué de la cartera la foto que representaba todo aquello por lo que había merecido la pena tanta lucha, mi sueño, el Cadillac que me compraría con el primer sueldo de diputado.

Anuncios

~ por sraly en 14 noviembre 2010.

Una respuesta to “El diputado”

  1. Terrible el mundo político. Por suerte debe haber unos cuantos honrados, los que menos poder ostentan
    Salut

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: